domingo, 3 de noviembre de 2013

Dios nunca nos abandona. Génesis 31

Muchas veces en nuestra vida nos sentimos solos, abandonados, en medio de mucha gente pero como si no existiera nadie más, nos sentimos como dice el adagio popular: muriéndose de sed estando en medio del mar.
De esta manera se sentía Jacob después de estar por mucho tiempo con su suegro ahora podía experimentar su rechazo. La actitud de Labán ya no era la misma que la tenia hace algún tiempo atrás. V 2 “Miraba también Jacob el semblante de Labán, y veía que no era para con él como había sido antes.
Se sentía despreciado por sus cuñados quienes creían que él le había robado a su padre. V 1 “Y oía Jacob las palabras de los hijos de Labán, que decían: Jacob ha tomado todo lo que era de nuestro padre, y de lo que era de nuestro padre ha adquirido toda esta riqueza.
Estaba lejos de su familia, definitivamente Jacob no estaba pasando por su mejor momento y no porque estuviera mal económicamente el ya era rico precisamente esta era una de las razones por la cual la familia de su esposa había cambiando su actitud frente a él.
Pero hay algo maravilloso y es que entre mas nos aborrece el mundo más sentimos el amor de nuestro padre celestial. V 3 “También Jehová dijo a Jacob: Vuélvete a la tierra de tus padres, y a tu parentela, y yo estaré contigo.
Cuando te sientas solo, cuando sientas que todos te han abandonado recuerda que Dios siempre estará contigo y nunca te abandonara. Salmo 27: 10 “Aunque mi padre y mi madre me dejaran, Con todo, Jehová me recogerá
No importa cuánto mal quieran hacernos Dios siempre está listo para  protegernos. V 7 “y vuestro padre me ha engañado, y me ha cambiado el salario diez veces; pero Dios no le ha permitido que me hiciese mal.
Dios siempre se acuerda de nuestros pactos, cuando nosotros en nuestro afán de conseguir un milagro le prometemos algo. Dios es un Dios de pactos no porque el necesite de nosotros, ni mucho menos porque nosotros le estemos comprando un favor. Los pactos nos comprometen a ser responsables nadie se preocupa por algo en lo cual no ha invertido. V13 “Yo soy el Dios de Bet-el, donde tú ungiste la piedra, y donde me hiciste un voto. Levántate ahora y sal de esta tierra, y vuélvete a la tierra de tu nacimiento
Confiar en la protección de Jesucristo nos hace actuar en lugar de solo esperar. V 17-18 “Entonces se levantó Jacob, y subió sus hijos y sus mujeres sobre los camellos,
31:18 y puso en camino todo su ganado, y todo cuanto había adquirido, el ganado de su ganancia que había obtenido en Padan-aram, para volverse a Isaac su padre en la tierra de Canaán
.
Dios siempre estará con nosotros, es tanto su amor que él no permite que ni siquiera nos hablen mal. V 24 “Y vino Dios a Labán arameo en sueños aquella noche, y le dijo: Guárdate que no hables a Jacob descomedidamente
Jesucristo quiere encargarse de nuestros enemigos. Muchas veces estamos tan ocupados en nuestras quejas delante de Dios que no nos damos cuenta que el ya se enfrento a nuestros enemigos y venció. V 29 “Poder hay en mi mano para haceros mal; mas el Dios de tu padre me habló anoche diciendo: Guárdate que no hables a Jacob descomedidamente.
Nunca te canses de buscar a Jesucristo no importa si las cosas salen mal o si parece que la bendición esta demorando Dios siempre recompensa nuestro esfuerzo. V 42 “Si el Dios de mi padre, Dios de Abraham y temor de Isaac, no estuviera conmigo, de cierto me enviarías ahora con las manos vacías; pero Dios vio mi aflicción y el trabajo de mis manos, y te reprendió anoche.
Dios restaura nuestra vida y la relación que tenemos con los demás. Si estamos bien con Dios estamos bien con nosotros mismos y si estamos bien con nosotros estaremos bien con los demás. V 55 “Y se levantó Labán de mañana, y besó sus hijos y sus hijas, y los bendijo; y regresó y se volvió a su lugar.

Recuerda no importa así no podamos ver a Dios o no lo podamos tocar con nuestras manos el siempre estará a nuestro lado para protegernos y sobre todo él estará esperando que tu y yo podamos disponer nuestro corazón para poderlo ver y poderlo sentir. Nunca te olvides ¡Cristo te Ama!



Contribuye con nuestro ministerio. Con tu ofrenda podemos llegar a más personas con el evangelio de Jesucristo: contactanos