martes, 3 de octubre de 2017

No Hagas Quedar mal a Dios. Esdras 8.

Resultado de imagen para no averguences a diosHacer quedar mal a Dios tiene que ver mucho más que con nuestro mal comportamiento.
Los cristianos estamos llamados a ser ejemplo ante la sociedad. 1 Timoteo 3: 7 “También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo.
Cuando alguien llamándose cristiano actúa mal delante de los demás sus actos son incoherentes frente a lo que predica y habla de Jesucristo.
Hacer quedar mal a Dios con nuestro mal comportamiento es malo, pero también es bastante malo hacerlo quedar mal cuando hablamos del gran Poder de Dios pero en momentos de angustia acudimos a la ayuda del mundo o del hombre. V 22 “Porque tuve vergüenza de pedir al rey tropa y gente de a caballo que nos defendiesen del enemigo en el camino; porque habíamos hablado al rey, diciendo: La mano de nuestro Dios es para bien sobre todos los que le buscan; mas su poder y su furor contra todos los que le abandonan.
Como Hacer quedar Bien a Jesucristo en cada momento de nuestra Vida.
1. Humillándonos delante de Dios. V 21 a “Y publiqué ayuno allí junto al río Ahava, para afligirnos delante de nuestro Dios,” en los momentos difíciles debemos postrarnos, cuando estamos de rodillas delante de Dios él nos levanta delante de los hombres.
2. Solicitar la dirección de Dios. V 21 b “para solicitar de él camino derecho para nosotros, y para nuestros niños, y para todos nuestros bienes.” muchas personas comparten acerca del obedecer a Dios pero cuando tienen que tomar decisiones importantes o en estado de ansiedad se olvidan de consultar a Dios y acuden a los hombres.
3. Estando seguros de su Protección. V 23 “Ayunamos, pues, y pedimos a nuestro Dios sobre esto, y él nos fue propicio.” cada vez que estamos en intimidad con Dios debemos creer que el responderá favorablemente a nuestras peticiones.
4. Siendo Organizados. V 25-26 “y les pesé la plata, el oro y los utensilios, ofrenda que para la casa de nuestro Dios habían ofrecido el rey y sus consejeros y sus príncipes, y todo Israel allí presente. Pesé, pues, en manos de ellos seiscientos cincuenta talentos de plata, y utensilios de plata por cien talentos, y cien talentos de oro” Jehová es un Dios de orden por lo tanto exige que nosotros los que hemos creído en el también vivamos de manera organizada.
5. Cuidando las cosas de Dios y de las que nos ha dado a nosotros. V 29 “Vigilad y guardadlos, hasta que los peséis delante de los príncipes de los sacerdotes y levitas, y de los jefes de las casas paternas de Israel en Jerusalén, en los aposentos de la casa de Jehová.” muchos cristianos viven en pobreza no porque Dios no les haya ayudado, viven en pobreza porque han derrochado las bendiciones que Dios les ha dado.
Muchos pastores no cuidan las pertenencias de Dios en el templo, derrochan los diezmos y las ofrendas que el pueblo da para la continuidad de la obra de Dios.
6. Confiando en la Protección de Dios. V 31 “Y partimos del río Ahava el doce del mes primero, para ir a Jerusalén; y la mano de nuestro Dios estaba sobre nosotros, y nos libró de mano del enemigo y del acechador en el camino.” si decimos confiar en Cristo debemos actuar en su nombre, Esdras confiaba en la protección de Dios por eso se atrevió a transitar por ese camino peligroso, esto no quiere decir que no debemos ser precavidos.
7. Siendo responsables en lo que nos delegan. V 34 “Por cuenta y por peso se entregó todo, y se apuntó todo aquel peso en aquel tiempo” los sacerdotes recibieron el oro pesado y pesado lo entregaron, el hecho de que la iglesia sea una organización sin ánimo de lucro no significa que sea con ánimo de pérdidas.
Muchos cristianos hablan maravillas del poder de Dios y por donde quiera que van enseñan sobre el obedecer y confiar en Dios  pero cuando tienen que pasar por alguna prueba son los primeros en huir y murmurar de Dios, en los momentos de dificultad es donde podemos hacer quedar bien a nuestro Dios y sobre todo podemos ser coherentes con lo que hablamos sobre nuestro Dios.