sábado, 16 de noviembre de 2013

Una Vida con Propósito. Génesis 45.

Dios no es un Dios de casualidad el es un Dios de propósitos, tener un propósito es saber que quiero lograr, como lo voy a conseguir y cuando lo voy hacer.
Todo lo que vivió José estaba dentro de los planes de Dios. V 5 “Ahora, pues, no os entristezcáis, ni os pese de haberme vendido acá; porque para preservación de vida me envió Dios delante de vosotros.
Dios estaba preparando a José para a través de él poder salvar al pueblo de Israel. Dios sabía muy bien que era lo que quería y a quién podía utilizar para lograrlo.
Dios fue quien envió a José a Egipto sus hermanos solo fueron el medio que el utilizaría para empezar su propósito de salvación convirtiendo a José en gobernador de Egipto. V 8 “Así, pues, no me enviasteis acá vosotros, sino Dios, que me ha puesto por padre de Faraón y por señor de toda su casa, y por gobernador en toda la tierra de Egipto.
Si quieres lograr algo en la vida debes trazarte un propósito para poderlo conseguir, pero recuerda algo importante los grandes triunfos no siempre empiezan bien. Ese dicho que nos enseño el mundo: “todo lo que comienza mal termina mal” no es verdad para un hombre de Dios o para un hombre de éxito.
Muchas de las grandes empresas y de los grandes descubrimientos no empezaron bien pero terminaron muy bien. Este fue el caso de José el no comenzó muy bien, sus tiempos de gobernador comenzaron siendo esclavo y rechazado por sus hermanos.
Los propósitos deben ser a corto, medio y largo plazo dependiendo de qué es lo que quiero lograr.
Los propósitos deben ser realizables, debemos hacerlo con los pies en la tierra, el mundo está lleno de muchos soñadores que anhelan grandes cosas que saben son sueños irrealizables.
Todo proyecto debe tener:
1.      Una fecha de inicio, no digas algún día voy a hacer tal cosa, di cuando vas a comenzar, las mejores cosas se logran con esfuerzo Dios le prometió a Josué la tierra bendita pero tenía que esforzarse para que eso sea realidad. Josué 1: 6 “Esfuérzate y sé valiente; porque tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra de la cual juré a sus padres que la daría a ellos.
2.      Una fecha de conclusión. Debemos saber cuando queremos terminar con lo que comenzamos de esta forma nos podemos esforzar por conseguirlo. No solo digas algún día hare lo que quiero.
A muchas personas les es imposible mantener propósitos porque son egoístas y nunca piensan en los demás, de que sirve esforzarse tanto si no hay para quien luchar. V 9-11 “Daos prisa, id a mi padre y decidle: Así dice tu hijo José: Dios me ha puesto por señor de todo Egipto; ven a mí, no te detengas.  45:10 Habitarás en la tierra de Gosén, y estarás cerca de mí, tú y tus hijos, y los hijos de tus hijos, tus ganados y tus vacas, y todo lo que tienes.  45:11 Y allí te alimentaré, pues aún quedan cinco años de hambre, para que no perezcas de pobreza tú y tu casa, y todo lo que tienes.
Un propósito se puede conseguir cuando lo hacemos por metas, en cada día debemos tener una meta que cumplir para lograr el gran propósito de nuestra vida. El ciclismo es un ejemplo de esto. La vuelta a Colombia o el tour de Francia está compuesta de metas. Y es necesario ganar cada una de ella para lograr el propósito de ser campeón.
Dios quiere darnos lo mejor pero es necesario trabajar en base a proyectos para poderlo lograr. Lucas 14: 28 - 30 “Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla?  14:29 No sea que después que haya puesto el cimiento, y no pueda acabarla, todos los que lo vean comiencen a hacer burla de él,  14:30 diciendo: Este hombre comenzó a edificar, y no pudo acabar.
La mejor forma de conseguir un propósito es trabajando en unidad, trata de ponerte de acuerdo con los que te van a acompañar en este viaje hacia nuestra meta o propósito. La contienda solo trae división y la división trae fracaso. Génesis 45: 24 “Y despidió a sus hermanos, y ellos se fueron. Y él les dijo: No riñáis por el camino.

Dios es un Dios de propósitos tu eres hecho a su imagen y semejanza, busca un propósito en tu vida por el cual luchar confía en Jesucristo y pronto llegaras a tener éxito en todo lo que hagas.



Contribuye con nuestro ministerio. Con tu ofrenda podemos llegar a más personas con el evangelio de Jesucristo: contactanos