jueves, 7 de septiembre de 2017

Escogiendo nuestras Relaciones. 2 Crónicas 18

Resultado de imagen para relaciones que no convienen
Relación es la unión o la conexión
que hay entre dos o más personas.

Podríamos decir que una relación es
mucho más que tan solo conocer a alguien.

Las relaciones por ser uniones hacen
que las personas que tienen esa conexión vallan por el mismo lugar y hagan lo
que los demás hacen.

Las relaciones que tenemos
determinan en gran manera que tengamos éxito o fracaso.

En
este tipo de relación por lo general el más débil termina siendo influenciado
por el más fuerte.



Josafat era un magnifico rey que tenía
una muy buena relación con Dios, esto quiere decir que su caminar estaba direccionado
por Dios. 17: 3-4 “Y Jehová estuvo con Josafat, porque anduvo en los primeros caminos
de David su padre, y no buscó a los baales; Sino que buscó al Dios de su padre,
y anduvo en sus mandamientos, y no según las obras de Israel.

El querer estar con personas
supuestamente afines a lo que tenemos o hacemos hace que entablemos malas
Relaciones. 18: 1 “Tenía, pues, Josafat riquezas y gloria en abundancia, y contrajo
parentesco con Acab.
A que nos Lleva una mala Relación.

1. Aceptamos Problemas que no son
Nuestros. V 2 “Y después de algunos años descendió a Samaria para visitar a Acab;
por lo que mató Acab muchas ovejas y bueyes para él, y para la gente que con él
venía: y le persuadió que fuese con él contra Ramot de Galaad.” Muchas veces
en nuestro hogar vivimos en un paraíso pero vivimos de manera personal en un
infierno por culpa de otras personas.

2. Nos sentimos parte de los
Problemas de los Demás. V 3 “Mas el pueblo dijo: No saldrás; porque si nosotros huyéremos, no
harán caso de nosotros; y aunque la mitad de nosotros muera, no harán caso de
nosotros; mas tú ahora vales tanto como diez mil de nosotros. Será, pues, mejor
que tú nos des ayuda desde la ciudad.” Muchas personas pierden su
tranquilidad y su paz por causa de otros.

3. No Escuchamos la Voz de Dios. V
28 “Y dijo Acab rey de
Israel a Josafat rey de Judá: ¿Quieres venir conmigo contra Ramot de Galaad? Y
él respondió: Yo soy como tú; y mi pueblo como tu pueblo; iremos contigo a la
guerra.” Josafat había exigido que se consultara a un verdadero profeta.
V 6 “Pero Josafat dijo:
¿Hay aún aquí algún profeta de Jehová, para que por medio de él preguntemos?” el
profeta les dijo que nos subieran pero no le hicieron caso. De nada sirve que
pidamos consejos a Jesucristo o a cualquier persona si no queremos escuchar.

Las personas que tienen malas
relaciones no quieren escuchar los consejos de sus padres o de las demás
personas que tienen experiencia y sabiduría.

Las personas con malas compañías
piden consejos esperando que la respuesta sea favorable a la decisión que ya en
su corazón han tomado.

4. Actuamos de manera Insensata,
exponiéndonos al peligro. V 29 “Y dijo el rey de Israel a Josafat: Yo me disfrazaré para entrar en
la batalla, pero tú vístete tus ropas reales. Y se disfrazó el rey de Israel, y
entro en la batalla” nuestros malos amigos solo quieren escudarse en
nosotros para ellos liberarse de los problemas. V 30 “Había el rey de
Siria mandado a los capitanes de los carros que tenía consigo, diciendo: No
peleéis con chico ni con grande, sino sólo con el rey de Israel

La misericordia de Dios hizo que
Josafat no muriera por equivocación. V 31-32 “Cuando los capitanes de los
carros vieron a Josafat, dijeron: Este es el rey de Israel. Y lo rodearon para
pelear; mas Josafat clamó, y Jehová lo ayudó, y los apartó Dios de él; Pues
viendo los capitanes de los carros que no era el rey de Israel, desistieron de
acosarle.” hoy en día cuantas personas que tienen malas relaciones no han
contado con la misma bendición de Josafat y si han muerto producto de una
equivocación.
Como tener una Buena Relación.

1. Ten un Propósito claro. Si no
sabes que es lo que quieres conseguir tampoco sabrás quien te puede ayudar.

2. Piensa si esa persona con la que
te vas a relacionar si te puede ayudar a conseguir lo que quieres.

3. Pídele a Jesucristo  que te de sabiduría. Solo la sabiduría de
Jesucristo en nosotros hará que podamos tener discernimiento para saber quién
nos conviene y quien no nos conviene.



Mientras estemos en este mundo
siempre estaremos en contacto con todo tipo de personas una buenas o tras
malas, no podemos evitar su contacto pero si podemos mantenernos alejados de
sus prácticas.