jueves, 14 de noviembre de 2013

La Importancia de la necesidad. Génesis 43.


AUDIO.
El ser humano siempre tiende a tener una vida de acomodamiento. Dios quiere que vivamos cómodos mas no acomodados. Una persona que vive cómodamente es aquella que a través de luchar a conseguido cosas que le permite disfrutar de lo que tiene, siempre pensando en mejorar cada día.
El acomodado es aquel que ya se resigno a una clase de vida y no hace nada por mejorar. El pobre acomodado dice: “pobre naci y pobre e de morir”
Para poder salir de Egipto los hermanos de José dejaron  a su hermano Simeón como garantía y se comprometieron a llevar a su hermano menor para que quede Simeón en libertad. 42: 33-34 “Entonces aquel varón, el señor de la tierra, nos dijo: En esto conoceré que sois hombres honrados: dejad conmigo uno de vuestros hermanos, y tomad para el hambre de vuestras casas, y andad,  42:34 y traedme a vuestro hermano el menor, para que yo sepa que no sois espías, sino hombres honrados; así os daré a vuestro hermano, y negociaréis en la tierra.
El problema es que paso el tiempo y ellos se acomodaron ya tenían lo que querían alimento en cantidad para poder vivir.
Por su parte Jacob tampoco quiso dejar a su hijo menor prefirió dejar a Simeón abandonado en Egipto. 42: 38 “Y él dijo: No descenderá mi hijo con vosotros, pues su hermano ha muerto, y él solo ha quedado; y si le aconteciere algún desastre en el camino por donde vais, haréis descender mis canas con dolor al Seol.
Jehová permitió que continuaran los problemas. 43: 1 “El hambre era grande en la tierra;” muchas veces solo los problemas nos obligan a reaccionar y avanzar
La necesidad nos obliga a que hagamos aquellas cosas que tenemos que hacer pero que el acomodamiento nos impide. V 2 “y aconteció que cuando acabaron de comer el trigo que trajeron de Egipto, les dijo su padre: Volved, y comprad para nosotros un poco de alimento.” Si los alimentos les hubieran durado para siempre Jacob nunca les hubiera pedido a sus hijos que regresen a Egipto donde estaba Simeón.
Las personas que se casan y se quedan viviendo con sus padres por lo general nunca progresan, para que adquirir bienes si con los que sus padres tienen es más que suficiente, desde que se casaron duermen en la cama de la tatarabuela, para que pensar en comprar una. El acomodamiento solo genera ruina.
Muchos de los inventos que disfrutamos hoy en día surgieron gracias a que alguien puedo ver una necesidad y lucho para suplirla.
La necesidad nos lleva a:
1. Asumir compromisos.  43: 8-9 “Entonces Judá dijo a Israel su padre: Envía al joven conmigo, y nos levantaremos e iremos, a fin de que vivamos y no muramos nosotros, y tú, y nuestros niños. 
43:9 Yo te respondo por él; a mí me pedirás cuenta. Si yo no te lo vuelvo a traer, y si no lo pongo delante de ti, seré para ti el culpable para siempre;” solo el comprometernos con algo hace que luchemos por conseguirlo, sin compromiso no hay prosperidad.
2. Actuar. V 10 “pues si no nos hubiéramos detenido, ciertamente hubiéramos ya vuelto dos veces.” Solo las necesidades nos obligan a que hagamos lo que tenemos que hacer y que el acomodamiento nos hace olvidar.
3. Depender de Dios. V 14 “Y el Dios Omnipotente os dé misericordia delante de aquel varón, y os suelte al otro vuestro hermano, y a este Benjamín. Y si he de ser privado de mis hijos, séalo.” Cuando lo tenemos todo por lo general nos olvidamos de Dios, solo cuando estamos en alguna necesidad nos acordamos de acercarnos a Jesucristo.
En el momento de necesidad es cuando salen a flote nuestros sentimientos de amor familiar. V 30 “Entonces José se apresuró, porque se conmovieron sus entrañas a causa de su hermano, y buscó dónde llorar; y entró en su cámara, y lloró allí.” José también tenía la necesidad de sacar todo lo que atormentaba su corazón.
En los momentos de necesidad se pone a prueba nuestro carácter. V 31 “Y lavó su rostro y salió, y se contuvo, y dijo: Poned pan.” La única forma de aprender a manejar nuestras emociones es en momentos de dificultad.
No tengas miedo a las necesidades, ellas solo son la señal de que ha llegado la hora de cambiar y mejorar lo que estamos haciendo.






Contribuye con nuestro ministerio. Con tu ofrenda podemos llegar a más personas con el evangelio de Jesucristo: contactanos