miércoles, 20 de noviembre de 2013

Creciendo en la adversidad. Éxodo 1.

Habían pasado ya muchos años desde que Jacob llego a Egipto tantos que Jacob murió y también José. V 6Y murió José, y todos sus hermanos, y toda aquella generación.
Cuando José vivía sus hermanos eran los consentidos, José  prácticamente los mantenía pero las circunstancias  habían cambiado ya José no estaba.  V 8 – 9  Entretanto, se levantó sobre Egipto un nuevo rey que no conocía a José; y dijo a su pueblo: 1:9 He aquí, el pueblo de los hijos de Israel es mayor y más fuerte que nosotros.
Los israelitas eran muy bendecidos por Dios a pesar de que ellos ya no lo conocían. Su vida iba en ascenso. V 7 “Y los hijos de Israel fructificaron y se multiplicaron, y fueron aumentados y fortalecidos en extremo, y se llenó de ellos la tierra.”
Cuando nosotros llegamos a los pies de Cristo nuestra vida comienza a crecer: nuestro hogar ahora es mejor, podemos vivir en paz. Etc.
Pero al rey de Egipto le molestaba que el pueblo de Dios prosperara y quería detener su crecimiento. V 10 “Ahora, pues, seamos sabios para con él, para que no se multiplique, y acontezca que viniendo guerra, él también se una a nuestros enemigos y pelee contra nosotros, y se vaya de la tierra
El pueblo estaba feliz con lo que hacía era su trabajo esto mismo hacia que creciera tanto. Pero el rey tramo algo para evitar su crecimiento echar más carga sobre ellos. V 11 “Entonces pusieron sobre ellos comisarios de tributos que los molestasen con sus cargas; y edificaron para Faraón las ciudades de almacenaje, Pitón y Ramesés.
El trabajo es una bendición para el hombre entonces que es lo que hace que se convierta en carga:
1. Cuando haces algo que no te gusta. Recuerda que las circunstancias cambian si en algún momento tienes que trabajar en algo que no te gusta, trata de ver lo bueno de esa actividad para que te puedas enamorar de lo que haces.
2. Cuando asumes compromisos mas allá de tu capacidad, física o capacidad en tiempo. Planifica tu forma de trabajo para que lo puedas hacer con gozo.
3. Cuando acumulas trabajo debido a tu irresponsabilidad, cuando haces las cosas de manera negligente es decir no haces las cosas de manera oportuna.
Cuando tu trabajo se convierte en carga te estresa y te cansa tanto que no puedes cumplir con las obligaciones con tu pareja, no tienes tiempo para los que amas sean tu pareja, tus padres o tus hijos.
Cuando tu trabajo se convierte en carga ya no puedes seguir creciendo ya no te multiplicas por lo tanto ya estás muy cerca de la destrucción.
Esto es lo que quería hacer el rey con el pueblo de Dios tenerlo tan cansado que ya no tenga tiempo para su reproducción. Lo que el rey no sabía es que Dios estaba preparando a su pueblo para que superara las aflicciones y a pesar de la dura carga seguían multiplicándose. V 12 “Pero cuanto más los oprimían, tanto más se multiplicaban y crecían, de manera que los egipcios temían a los hijos de Israel.
Los seres humanos tenemos una gran bendición que según como la utilicemos es algo maravilloso. Los seres humanos podemos adaptarnos a cualquier situación, emocional o  climática. Los hombres podemos amoldarnos a lo bueno o a lo malo.
A esto los sicólogos le llaman resilencia. La resiliencia o resilencia es la capacidad que tiene una persona o un grupo de recuperarse frente a la adversidad para seguir proyectando el futuro. En ocasiones, las circunstancias difíciles o los traumas permiten desarrollar recursos que se encontraban latentes y que el individuo desconocía hasta el momento.
Resilencia es tener la capacidad de Convertir los problemas en desafíos.
El término resiliencia es mucho mas que tan solo soportar problemas resilencia es la capacidad para enfrentarse, sobreponerse y salir transformados ante las adversidades. Cuando un granito de arena entra en su interior y la agrede, la ostra segrega nácar para defenderse y, como resultado, crea una joya brillante y preciosa.
La resiliencia es la capacidad para afrontar la adversidad y lograr adaptarse bien ante las tragedias, los traumas, las amenazas o el estrés severo.
Ser resiliente no significa no sentir malestar, dolor emocional o dificultad ante las adversidades. La muerte de un ser querido, una enfermedad grave, la pérdida del trabajo, problemas financiero serios, etc., son sucesos que tienen un gran impacto en las personas, produciendo una sensación de inseguridad, incertidumbre y dolor emocional. Aún así, las personas logran, por lo general, sobreponerse a esos sucesos y adaptarse bien a lo largo del tiempo.
No le tengas miedo a las circunstancias difíciles solo son oportunidades que se nos presentan para poder surgir, muchos de los problemas que hemos tenido en la vida son los que nos han motivado a superarnos y avanzar, tomados de la mano de Jesucristo podremos avanzar y vivir en paz en medio de la tormenta.



Contribuye con nuestro ministerio. Con tu ofrenda podemos llegar a más personas con el evangelio de Jesucristo: contactanos