lunes, 4 de noviembre de 2013

Campamento de Dios. Génesis 32.

Campamento Se trata de la instalación  eventual en terreno   abierto de personas que se reúnen para un fin especial o que van de camino hacia otra parte.
El campamento es algo transitorio que está en el camino hacia la meta que queremos lograr. En un camino el campamento es algo físico, pero en nuestro camino de la vida en nuestro mundo espiritual Jesucristo es nuestro campamento o al menos el quiere serlo si nosotros se lo permitimos.
Un campamento nos da:
1. Descanso. Si estas agotado, cansado y ya no sabes que hacer, entonces eres el candidato número uno para que te acerques a Jesucristo, el te puede dar reposo. Mateo 11: 28 “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.
2. Fuerzas: en el campamento logramos recuperar nuestras fuerzas cuando ya se nos han agotado, cuando ya no queremos seguir luchando. Isaías 40: 31 “pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.
3. Entrenamiento. Jesucristo no quiere acabar con los problemas del mundo, Jesucristo quiere es entrenarnos para que seamos victoriosos. Josué 1: 6 “Esfuérzate y sé valiente; porque tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra de la cual juré a sus padres que la daría a ellos.
En lo espiritual el TEMPLO se convierte en ese campamento que nos permite:
1. Ser entrenados a través de la palabra de Dios que nos dice que hacer y qué no hacer. 2 Timoteo 3: 16 “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia,  3:17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.
2. Experimentar un ambiente celestial. Génesis 32: 1 “Jacob siguió su camino, y le salieron al encuentro ángeles de Dios” si  dispones tu corazón y te olvidas por un momento de tus problemas, podrás sentir que el ambiente se torna angelical, podrás sentir paz y tranquilidad.
3. Sentir la presencia de Dios. Salmo 27: 4 Una cosa he demandado a Jehová, ésta buscaré;
Que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida, Para contemplar la hermosura de Jehová, y para inquirir en su templo
” si tu corazón está dispuesto podrás sentir la presencia de Dios, podrás sentir que él te consiente y que te susurra al oído palabras de amor y de consuelo.
4. Hablar con Dios y exponerle nuestro caso. V 9-11 “Y dijo Jacob: Dios de mi padre Abraham, y Dios de mi padre Isaac, Jehová, que me dijiste: Vuélvete a tu tierra y a tu parentela, y yo te haré bien;
32:10 menor soy que todas las misericordias y que toda la verdad que has usado para con tu siervo; pues con mi cayado pasé este Jordán, y ahora estoy sobre dos campamentos.
32:11 Líbrame ahora de la mano de mi hermano, de la mano de Esaú, porque le temo; no venga acaso y me hiera la madre con los hijos
.
5. Vivir experiencias maravillosas con Dios. V 24-26 “Así se quedó Jacob solo; y luchó con él un varón hasta que rayaba el alba. 32:25 Y cuando el varón vio que no podía con él, tocó en el sitio del encaje de su muslo, y se descoyuntó el muslo de Jacob mientras con él luchaba.  32:26 Y dijo: Déjame, porque raya el alba. Y Jacob le respondió: No te dejaré, si no me bendices” con Dios no podemos luchar de manera corporal. Luchamos cuando nos negamos a retroceder al mundo, luchamos cuando a pesar de la adversidad que estemos pasando le decimos a Jesucristo yo no te suelto. No quiero volver al vomito.
Las experiencias que vivimos con Dios sean agradables o desagradables según nuestra opinión son las que determinan nuestro cambio de vida. V 28 “Y el varón le dijo: No se dirá más tu nombre Jacob, sino Israel; porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido
En lo secular nuestro principal campamento debe ser nuestro hogar, nuestro hogar nos debe brindar descanso, nuestro hogar debe servirnos para recobrar fuerzas después de un día intenso trabajo o de muchas preocupaciones.

Permite que Dios haga del templo y de tu casa ese refugio, ese campamento que nosotros necesitamos para levantarnos victoriosos y seguir con nuevas fuerzas la lucha de cada día.



Contribuye con nuestro ministerio. Con tu ofrenda podemos llegar a más personas con el evangelio de Jesucristo: contactanos